La Noticia menos esperada: ¡Nos faltan 42!

Publicado por el en Prensa y Difusión
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 2518
  • 0 Comentarios

Hace unas horas nos enteramos que en "Guerrero", cerca de un basural y calcinado, identificaron los restos de uno de los estudiantes normalistas desaparecidos de la escuela rural de Ayotzinapa hace poco más de dos meses.

b2ap3_thumbnail_Sin-ttulo.jpg

¡Vivos se los llevaron, Vivos los queremos! Es una de las consignas que replica por todo el mundo. La más amarga noticia llega para la familia de Alexander Mora Venancio…O tal vez sea el cese del profundo e infame padecimiento de su familia y amigos.

Ahora resta hallar a los cuarenta y dos jóvenes secuestrados cuando manifestaban en reivindicación de la masacre estudiantil de Tlatelolco en 1968. Como si fuera una mueca del destino ignoraban que iban hacia un abismo de incertidumbre producto de un plan macabro y genocida del estado local.

México despertó del letargo y se apodero de las calles y plazas para explicarle al estado municipal, provincial y nacional que el miedo, hoy, no se hacía carne. Muy por el contrario había despertado la llama contra la impunidad genocida.

Lejos quedaban entonces años de masiva sumisión, con por supuesto honrosas excepciones, que naturalizaban la muerte y la violencia.

Los estudiantes normalistas fueron el punto de máxima tensión de una soga que siempre se corta por el mismo costado delgado…

Hoy la sociedad mexicana interpela a sus funcionarios públicos, les exige transparencia y responsabilidad institucional. El ultimátum de los familiares de los desaparecidos a los investigadores oficiales que el Equipo Argentino de Antropología Forense sean los únicos peritos que intervengan, habla a las claras de la desconfianza en un sistema jurídico muchas veces cómplice del poder político.

Ya nada será igual en México después del golpe al estudiantado contestatario. El mundo tiene el ojo puesto en el país que diera a América valientes guerrilleros y combatientes por la independencia, o ya en el siglo pasado reivindicaran la no-dependencia…

Los jóvenes son y serán el blanco perfecto de infames genocidas que ven en la cimiente de los estudiantes el germen de su propia derrota; porque cuestionan, participan, interpelan, se constituyen en actores sociales imprescindibles, porque deciden elecciones e implican a otros que los escuchan…

Nuestros olvidados, los “nadies”, nuestros muertos y desaparecidos nos impulsan a seguir adelante porque ¡TODOS SOMOS AYOTZINAPA!

0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Martes, 20 Agosto 2019