Diego Dieguez Ontiveros

Diego Dieguez Ontiveros

Abogado. Especialista en Derecho Penal y Criminología.
Conjuez designado por la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires para el Departamento Judicial de San Martin.
Miembro de la Asociación Americana de Juristas.
Miembro de la Asociación de Abogados de Buenos Aires.
Miembro de la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP)

Contribución de Adv Dr. Diego Dieguez Ontiveros quien asistió a los debates de mesa organizado por ABCOP y el iPad " judicialización de las Elecciones en la América Latina , " la Sexta Cumbre Mundial de Comunicación Política , celebrado el pasado mes de diciembre en la ciudad de México . - DF

 b2ap3_thumbnail_922_26022015160501.jpg

 

Uno de los temas que conmueven los tiempos políticos, en especial en periodos eleccionarios, es el protagonismo que detenta el Poder Judicial y en especial el fuero penal.

 

Desde el advenimiento de la democracia en el país y luego del genocidio padecido a manos de la dictadura que reino en Argentina entre los años 1976 y 1983 el tema de “lo jurídico” adquirió un rol esencial en el imaginario colectivo. La Justicia es la que quito el velo sobre los crímenes de lesa humanidad en el país y evidencio las estrategias corruptas de los funcionarios militares diseñadas  también para fortalecer económicamente su “epopeya de horror”.

 

La clase política re surgió con programas de campaña tendientes a posicionarse desde la honestidad y transparencia. Esas dos palabras adquirieron un valor esencial en el análisis popular de las “conductas funcionales” de quienes ocupan los cargos públicos en la totalidad del organigrama de la administración estatal.

 

Es en ese marco de control cívico que la transgresión de cualquier tipo se vuelve, con justeza, REPROCHABLE.

 

La utilización del sistema judicial como “rector” de decisiones relevantes de la democracia en el país adquirió en los últimos tiempos un rol decisivo en el ejercicio de la política y el proselitismo.

 

Ciertos tribunales y sus sentencias, llamados a indagatorias, imputaciones, procesamientos, declaraciones de prensa de fiscales, jueces y abogados defensores o querellantes se han vuelto parte del espacio de la política hasta hacerse INSEPARABLES.

 

Y es en esa circunstancia instalada donde se abren los frentes de discusión: la reacción crítica de la clase política sobre el poder de los jueces y la oposición  de los mismos quienes les recuerdan que muchas de las respuestas que los denunciantes les requieren ese poder del estado no las puede otorgar.

 

La opinión pública condicionada por la opinión “publicada” deriva entonces en atribuir  responsabilidad sobre importantes decisiones legislativas o ejecutivas a un “poder” que no es el apropiado o constitucionalmente designado para resolverlas.

 

El Poder Judicial ocurre como contralor constitucional de los otros poderes y debe actuar más no con el exceso y las presiones en que hoy día se encuentra. Basta con leer los comunicados de las Procuraciones nacionales y provinciales, sus sentencias, las desestimaciones de ciertas denuncias penales, rechazo o convalidaciones de amparos a decisiones legislativas, etc. para comprender como se definen jurisdicciones y potestades en forma enérgica, exhortando a no manipular el sistema de justicia para dirimir cuestiones a sabiendas de lo improcedente de la vía elegida.

 

Pero debemos destacar que también en el seno de la Justicia se mueven intereses políticos o bien sus representantes son “afines” o “detractores” del gobierno de turno (en todos los estamentos estatales). Es entonces que se produce en el imaginario social o en los medios de comunicación un juzgamiento de los jueces o fiscales que “colaboran” en este maremágnum de confusión.

 

Muchas veces la instalación del estigma de “corrupto y delincuente” basta a quienes instan esa acusación ante los fueros tribunalicios, abandonando luego las acciones tras entender que el objetivo estaría cumplido…

 

La verdad jurídica entonces queda desplazada por la verdad histórica o política.

 

Quienes hoy son victimarios mañana pasan a ser víctimas, denunciantes o denunciados, actores o demandados…

 

En ocasiones el rol determinante del Poder Judicial es la resultante de la inacción de los otros poderes. Esa omisión o violación de las obligaciones funcionales conmina a la Justicia a tomar cartas sobre el asunto.

 

Vale decir que de una u otra manera la política se judicializa y la responsabilidad de tal situación no deriva de otro espacio que no sea de la misma política.

 

Temas como la ley de medios y su efectiva aplicación, las leyes anti monopólicas, el cuidado del medio ambiente, la transparencia en el accionar administrativo, el derecho a la información, la violencia institucional por parte de las fuerzas de seguridad en la población civil, entre otros, caen en manos de los tribunales por varias razones; entre ellas podríamos señalar el temor de asumir un costo mediático o también llamado “costo político de la decisión” por parte del poder ejecutivo, la indiferencia institucional a conflictos que no aportan resultados electorales o “no suman votos” y la lentitud o parsimonia legislativa ante circunstancias de hecho y de derecho que afectan la institucionalidad.

 

Hasta aquí un breve análisis de la temática que no hace otra cosa que invitarlos a pensar, a asumir el espíritu crítico que nos permite evolucionar en el conocimiento y entender  el devenir de una joven democracia.

 

Dr. Diego Dieguez Ontiveros

 

Director de Paralelo-Cero

 

Organizador VII Cumbre Mundial de Comunicación Política

 

@Diego_Dieguez  @cumbre2015

Fuente: http://gazetadasemana.com.br/

Visitas: 533
0

El Juez Federal Dr. Daniel Rafecas dispuso hoy desestimar la denuncia que fuera presentada el 14 de enero ppdo. por quien en vida fuera titular Fiscal General Dr. Alberto Nisman. Es decir, el Juez entendió que no están dadas las mínimas condiciones para iniciar una investigación penal a partir de lo presentado por el citado Fiscal.

Para ello, sostuvo el Magistrado que, analizada toda la evidencia, “ha quedado claro, que ninguna de las dos hipótesis de delito sostenida por el Fiscal Pollicita en su requerimiento, se sostienen mínimamente, la primera (“Comisión de la Verdad”), porque el presunto delito nunca se cometió; y la segunda (baja de las “notificaciones rojas”), porque la evidencia reunida, lejos de sostener mínimamente la versión fiscal, la desmiente de un modo rotundo y lapidario, llevando también a la misma conclusión de la inexistencia de un delito”.

El Magistrado sostuvo que, el análisis de los acompañados al momento de la presentación de la denuncia, “inhiben el inicio de un proceso penal por cuanto no sólo dejan huérfano de cualquier sustento típico al hecho descripto como una supuesta maniobra de “encubrimiento” y/o “entorpecimiento de la investigación” del atentado a la AMIA destinado a dotar de impunidad a los acusados de nacionalidad iraní, sino que por el contrario, tales evidencias se contraponen de modo categórico al supuesto “plan criminal” denunciado”.

“De este modo, todas las supuestas gestiones, tratativas y negociaciones que la denuncia le adjudica a distintas personas que no integran organismos públicos -reflejadas en las escuchas telefónicas aportadas-, quedan –en el mejor de los casos- circunscritas a la antesala del comienzo de ejecución que requiere –como se adelantó- el Derecho Penal para su intervención en el marco de las hipótesis delictivas sostenidas”

 

Respecto de la futura conformación de la “Comisión de la Verdad”

El Magistrado sostuvo que “aquel Acuerdo, que se había firmado a fines de enero de 2013, tuvo una expectativa de gestación (con destino a su futura entrada en vigor) de unas pocas semanas, ya que Irán, según el propio denunciante, abandonó todo interés en el asunto tras el comunicado oficial de Interpol un mes y medio después, el 15 de marzo de 2013. Y efectivamente, transcurridos casi dos años, desde aquel entonces no hubo avance alguno”.

Se preguntó el Juez: “¿Cómo puede un instrumento jurídico que nunca cobró vida constituir un favorecimiento real, una ayuda material concreta prestada –en este caso- a prófugos de la justicia argentina?

“Si un acto jurídico –en este caso, de Derecho Internacional- por la propia dinámica de las negociaciones y de la diplomacia entre dos Estados, finalmente queda trunco y no surte efectos –en este caso la sanción, al menos formal, de la Comisión de la Verdad- ¿puede así y todo generar consecuencias jurídicas? La respuesta es que no. Y mucho menos, en el ámbito penal”.

“Recordemos que la barrera que separa las meras ideas y/o actos preparatorios, del delito en sí mismo, es un principio que distingue a un sistema democrático de uno autoritario: en dictaduras, estas barreras son arrasadas, y el poder punitivo cae con todo su peso no sólo sobre delitos, sino también sobre posibles vías de preparación e incluso ante la mera ideación o propuesta de un camino delictivo”.

Para decirlo en términos llanos. La criatura concebida en el marco del Memorándum, esto es, la “Comisión de la Verdad”, nunca pudo nacer. Desde aquel entonces transcurrieron ya dos años. Y luego, fue sepultada, seis meses atrás, a partir de haber sido declarada inconstitucional.

“Con este panorama, ensayar aun así una hipótesis de delito de encubrimiento, realmente, carece de todo asidero. Tanto desde el punto de los hechos, como especialmente, desde el Derecho”.

 

Con relación a la baja de las “notificaciones rojas”

El Magistrado descartó toda connotación delictiva sobre el punto. En especial, a partir de la carta de Timerman envió a Interpol junto con la notificación de Memorándum, en donde claramente refuta la denuncia de Nisman, y que fue corroborada por otros documentos y expresiones públicas del Secretario General de Interpol. En aquella carta, de 15 de febrero de 2013, Timerman expreso:

Por otra parte, de acuerdo con las normas aplicables, cualquier cambio en los requerimientos de captura internacional oportunamente formulados a INTERPOL desde la Argentina en relación con los graves crímenes investigados en la causa AMIA, sólo podrá ser realizado por el juez argentino con competencia en dicha causa, Dr. Rodolfo Canicoba Corral […] Es decir que la firma del Memorándum de Entendimiento, su eventual aprobación por parte de los órganos relevantes de ambos Estados y su futura entrada en vigor no producen cambio alguno en el procedimiento penal aplicable, ni en el status de los requerimientos de captura internacional arriba referidos”.

El Magistrado tuvo en cuenta además los dichos de Ronald Noble, Secretario General de Interpol: “Puedo afirmar con unciento por ciento de certezani un atisbo de duda, que el Ministro de Relaciones Exteriores [Héctor] Timerman y el gobierno argentino ha sido constante, persistente e inquebrantable para lograr que Interpol emita, mantenga vigentes y no suspenda o remueva sus notificaciones rojas”.

 

En definitiva sostuvo que “no hubo cambios en la situación de las órdenes de captura con alertas rojos de Interpol, y que la posición del gobierno argentino, en torno de la persistencia de la vigencia de las órdenes de captura de los prófugos iraníes, se mantuvo inconmovible desde 2007 hasta la fecha”.

 

Con respecto a las evidencias en contra de la Sra. Presidenta de la Nación, el Juez sostuvo:

“…podemos afirmar que, a partir de todas las evidencias reunidas en este expediente a la fecha, presentadas por el extinto Fiscal denunciante, habiendo estudiado con máximo detenimiento la extensa presentación fiscal; examinado con la mayor atención las notas periodísticas e informes de inteligencia citados; leído con rigor cada una de las escuchas telefónicas arrimadas (de las cuales, hay que decirlo, no surge la intervención de ningún funcionario nacional), llego a la conclusión de que no hay un solo elemento de prueba, siquiera indiciario, que apunte a la actual Jefa de Estado respecto -aunque sea- a una instigación o preparación (no punible) del gravísimo delito de encubrimiento por el cual fuera no sólo denunciada sino también su declaración indagatoria requerida, delito que, además, y como ya expuse previamente, no existió, en ninguna de las dos hipótesis planteadas por el Dr. Pollicita en su requerimiento de instrucción”.

Y del Canciller Héctor Timerman, que:

“A lo largo de las miles de líneas de conversaciones escrutadas durante varios años, no surge una sola mención, una sola referencia, una sola gestión, una sola participación, ni del Canciller argentino, ni de absolutamente nadie de la cartera que conduce. No hay una sola vez en la que la Cancillería argentina aparezca envuelta en lo que Nisman denominó la «diplomacia paralela de facto»”.

“Si hay algo que surge del resultado de las escuchas, es que Timerman, y en definitiva, la «diplomacia real», lejos de ser un aliado de estos individuos, eran justamente el rival a vencer, a derrotar, a torcerle el brazo”.

“Las escuchas también revelan, claramente, la frustración de estos operadores pro-iraníes, ante la inflexibilidad de la “diplomacia real” en la consecución de los fines propuestos por la Argentina en esta negociación (poner ante el juez de la causa a los prófugos iraníes para destrabar y hacer avanzar el proceso) y en el fracaso ostensible en el cumplimiento del único propósito perseguido por el régimen iraní (dar de baja las notificaciones rojas).”

“Así las cosas, descartado -como prueba a presentar ante un Tribunal de Justicia- el único elemento que había para sostener un oscuro propósito por parte del canciller argentino en el marco de la “cumbre de Alepo”; desvirtuada por completo la infundada versión del Fiscal Nisman según la cual Timerman habría hecho gestiones en Interpol para dar de baja las notificaciones rojas; aclaradas las confusiones suscitadas con varios recortes periodísticos que tendían a hacer creer en el escrito fiscal, en la existencia de “acuerdos secretos” en donde la Argentina haya claudicado en su reclamo; ycon escuchas telefónicas que, lejos de complicarlo, lo reivindican, a él y a la cartera que conduce, no queda más que afirmar aquí, al igual que en los dos casos anteriores, que no existe una sola prueba, un solo indicio que conduzca a sostener la hipótesis fiscal, ciertamente agraviante y mortificante, de que Héctor Timerman haya siquiera instigado o preparado el camino tendiente a la configuración de un encubrimiento en el atentado a la AMIA.”

 

Por último, el Juez tuvo en cuenta que se agregaron al expediente dos documentos (idénticos) recientemente presentados y firmados el Dr. Nisman, con fechas de diciembre de 2014 y enero de 2015, en donde “no sólo que no hace ningún tipo de alusión a la inminente o consumada presentación de la denuncia en contra de las máximas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional, sino que, a lo largo de sus páginas, presenta una postura diametralmente opuesta, en el sentido de que realiza consideraciones sumamente positivas de la política de Estado del gobierno nacional, desde 2004 hasta la actualidad, destaca todos los discursos de los dos sucesivos presidentes, todos los años, ante la ONU, y considera que tanto el ofrecimiento de juzgamiento en un tercer país (2010) como la firma del Memorándum (2013), ambas iniciativas del P.E.N., como una consecuencia entendible de la “erosión” y “desgaste” que lograron hacer los iraníes debido a su irreductibilidad y negativa a colaborar en el avance de la causa AMIA, que llevaron al gobierno argentino, nos dice ahora el Dr. Nisman, a ir paulatinamente reduciendo sus pretensiones, con tal de lograr el objetivo de siempre: sentar a los acusados ante el juez, y de este modo, permitir avanzar la causa hacia el juicio oral”.

 

Fuente: http://www.cij.gov.ar/

Visitas: 1453
0

Hace unas horas nos enteramos que en "Guerrero", cerca de un basural y calcinado, identificaron los restos de uno de los estudiantes normalistas desaparecidos de la escuela rural de Ayotzinapa hace poco más de dos meses.

b2ap3_thumbnail_Sin-ttulo.jpg

¡Vivos se los llevaron, Vivos los queremos! Es una de las consignas que replica por todo el mundo. La más amarga noticia llega para la familia de Alexander Mora Venancio…O tal vez sea el cese del profundo e infame padecimiento de su familia y amigos.

Ahora resta hallar a los cuarenta y dos jóvenes secuestrados cuando manifestaban en reivindicación de la masacre estudiantil de Tlatelolco en 1968. Como si fuera una mueca del destino ignoraban que iban hacia un abismo de incertidumbre producto de un plan macabro y genocida del estado local.

México despertó del letargo y se apodero de las calles y plazas para explicarle al estado municipal, provincial y nacional que el miedo, hoy, no se hacía carne. Muy por el contrario había despertado la llama contra la impunidad genocida.

Lejos quedaban entonces años de masiva sumisión, con por supuesto honrosas excepciones, que naturalizaban la muerte y la violencia.

Los estudiantes normalistas fueron el punto de máxima tensión de una soga que siempre se corta por el mismo costado delgado…

Hoy la sociedad mexicana interpela a sus funcionarios públicos, les exige transparencia y responsabilidad institucional. El ultimátum de los familiares de los desaparecidos a los investigadores oficiales que el Equipo Argentino de Antropología Forense sean los únicos peritos que intervengan, habla a las claras de la desconfianza en un sistema jurídico muchas veces cómplice del poder político.

Ya nada será igual en México después del golpe al estudiantado contestatario. El mundo tiene el ojo puesto en el país que diera a América valientes guerrilleros y combatientes por la independencia, o ya en el siglo pasado reivindicaran la no-dependencia…

Los jóvenes son y serán el blanco perfecto de infames genocidas que ven en la cimiente de los estudiantes el germen de su propia derrota; porque cuestionan, participan, interpelan, se constituyen en actores sociales imprescindibles, porque deciden elecciones e implican a otros que los escuchan…

Nuestros olvidados, los “nadies”, nuestros muertos y desaparecidos nos impulsan a seguir adelante porque ¡TODOS SOMOS AYOTZINAPA!

Visitas: 2538
0

Hoy culminó la VI Cumbre Mundial de Comunicación Política y el Director de Paralelo Cero (@paralelocero) y conferencista de la Cumbre 2014 fue el encargado de hablar en exclusiva con este medio sobre cómo se desarrolló dicho evento. Además, reflexionó sobre el conflicto de #Ayotzinapa; dicho tema que expondrá en la #Cumbre2014.

"Esta edición, sin dudas, superó todas las expectativas", dijo en comunicación con Redacción Norte el Dr. Diego Dieguez Ontiveros (@diego_dieguez)

Además, reflexionó:  "Más de 200 conferencistas en tres jornadas nos contaron de qué va la cosa en el mundo político comunicacional. Fue un lujo el que nos dimos".

Y agregó: "Diferentes miradas sobre la política y la comunicación convergen en el Distrito Federal mexicano con la Cumbre Mundial de Comunicación Política".

En su apertura disertaron personalidades como Juan José Rendón y Antonio Solá. Y hoy, para la culminación de las jornadas (fueron tres en total), se espera la ponencia del mismísimo Ontiveros que habló en exclusiva con nosotros. 

Además, resaltó que "Paralelo Cero toma todos los años nuevos desafíos para estar a la vanguardia de la comunicación política global. Apostar por un mundo político mejor desde la capacitación es uno de ellos".

Diego Dieguez Ontiveros expuso el sábado 6/12 a las 15: 30 hs, en el salón 3, sobre el "conflicto de #Ayotzinapa".

Justamente, en el #Mexico D. F, se está llevando una marcha en honor a esos 43 estudiantes desaparecidos. (Foto de la marcha, gentileza de Diego Dieguez Ontiveros).

Fue, también, una ponencia muy esperada por conferencistas y el público joven mexicano quienes siguen las crónicas de Ontiveros desde Argentina asiduamente.

b2ap3_thumbnail_Va.jpg

Dieguez, entrevistado por medios mexicanos.

 

b2ap3_thumbnail_05-sola_20141207-030421_1.jpg

Junto a Antonio Sola. 

Visitas: 10728
0